Una sugerencia que suele aconsejarse por ser práctica, es colocando su piececito contra la pared, anteponiendo una hoja de papel. Debes asegurarte bien de que el talón está bien pegado a la pared y al límite de la hoja de papel, de forma que la planta de su pie está totalmente plana.

 Haz una señal en el lugar dónde termina el dedo más largo y mide luego, desde el extremo del papel hasta la punta del dedo más largo.

Hay que tener en cuenta que en invierno llevará calcetines o leotardos. Entonces, a la medida obtenida le añadirás 3/4 mm. aproximadamente. En verano, sus pies tienden a dilatarse, por lo que se deberá igualmente tener en cuenta añadiéndole de igual modo, unos milímetros más.

En caso de duda se recomienda entre dos números, elegir el superior. Es perjudicial para el delicado pie del bebé los zapatitos demasiado ajustados.

Publicado: 12 de Septiembre de 2017